La falacia de Stiuso en el caso Nisman y lo que advertimos 22 días después del asesinato que iba a ocurrir con el mandadero de Icazuriaga, Larcher y Parrilli

7
313

14:30 – Así como tres días después de morir Nisman, escribimos la nota que reeditamos el sábado 18 de enero al cumplirse 5 años del magnicidio, hoy vamos a reponer la otra nota que escribí exactamente 22 días después de la muerte del fiscal, es decir el 19 de febrero de 20 de enero de 2015, cuando el gobierno de Cristina Fernández, principal implicado en el hecho de trascendencia mundial, pretendía licuar sus sospechas sobre el ex agente de la SIDE/AFI, Antonio «Jaime» Stiuso, pretendiendo “liberarlo del secreto”, como si con ello el entonces Ejecutivo se abriera a la investigación judicial, dando una muestra de transparencia.

En ese momento, indicaba en mi análisis que lo único efectivo era abrir los archivos de la ex SIDE/AFI, donde está realmente el derrotero de al menos, gran parte de lo ordenado trabajar en la investigación, se podría conocer, quién lo ordenó, quien lo ejecutó y cuáles fueron los resultados. Pretender que Stiuso iba a decir la verdad, era de un infatilismo tan obvio que no resistía ningún otro comentario. Sin embargo, así lo hicieron y hoy a 5 años del suceso, todo sigue igual, sin resolver, sin autores a la vista, con responsables “hipotéticos” y cumpliéndose una máxima nacional: “Matar en Argentina es fácil y gratis”. 

La impunidad que encubre los delitos del poder, es tan grande como el propio delito cometido. Haber acotado y “parado” la responsabilidad del gobierno en Stiuso, fue necesario para dejar fuera de la mira de toda investigación a los Secretarios y Subsecretarios de la AFI; es decir a Héctor Icazuriaga, Francisco Larcher y Parrilli, lo hombres que condujeron los destinos de la ex SIDE, quienes daban las órdenes a Stiuso y otros más y recibían el producido de las investigaciones. A ellos nunca los tocaron. Y allí estaba el punto que el gobierno de CFK quería evitar que se llegara. Por eso y no por otra cosa, se elevó a Stiuso a una categoría de “super sabueso”, que el ex espía aprovecha para no decir nada (como en el video de Netflix), hacerse el misterioso (para que todos digan que sabe más y esconde algo) y poner caras de superado, pretendiendo que sabe mucho y se lo guarda.

En definitiva, la propia política y el periodismo han creado un personaje al cual disfrazaron de “misterioso” y “sabueso”, impidiendo que la verdad se revele. Y la única verdad está en los archivos de la AFI. Solo bastaría desclasificarlos. Ni siquiera Mauricio Macri se atrevió a hacerlo. ¿Por qué?, bueno, quizás porque el verdadero objetivo de los políticos argentinos sea que nunca se llegue a la verdad de lo ocurrido aquel fatídico 18 de enero de 2015.

A continuación transcribimos el artículo completo publicado por OPI el 19 de febrero de 2015, bajo el título: “Stiuso, la cortina de humo y la falta de voluntad del gobierno por conocer la verdad”

09/02/2015 – 12:00 – Muchos creen que las declaraciones del ex agente de Inteligencia abrirán las puertas a la solución del atentado a la AMIA y echará luz sobre la muerte del Fiscal Nisman y no es así. Han generado una expectativa que no producirá ningún efecto multiplicador para llegar a la verdad. Si el gobierno quiere, realmente, impulsar la verdad en el caso AMIA, debe desclasificar los documentos y abrir los archivos, no solo relevar a Stiuso del secreto. Todo lo demás, es tarea distractiva. Con Alberto Nisman, el gobierno se muestra más preocupado por encubrir, que por colaborar para que se conozca la verdad de lo ocurrido. (Por Rubén Lasagno)

El gobierno alborotado se muestra colaboracionista y desafiante, con la iniciativa de liberar de la reserva a un agente de Icia, indicando que relevará a Antonio Stiuso de la obligación de guardar secreto sobre lo actuado por él en “la casa” y Parrilli (que sabe de Inteligencia como yo de Energía Termonuclear), se encargó de marcar con énfasis que el ex agente podrá contar “todo” desde el año 1972 a la fecha. Pregunta al margen: ¿Para qué “todo”?. Solo basta que recuerde lo que pasó desde el año ´94 en adelante, hasta hoy.LO demás, es solo para confundir.

En realidad nadie debe esperar grandes revelaciones. Stiuso dirá lo que le convenga o bien, lo que haya convenido decir. Cualquier cosa que declare el ex agente quedará como única palabra, ya que no puede testimoniarlo o fundamentarlo con documentación. Entonces, la “liberación del secreto” que vende el gobierno no es tan importante, como lo que sí sería realmente imprescindible que hiciera la presidenta, si en realidad desea colaborar seriamente con el caso AMIA y develar la muerte del Fiscal: desclasificar todos los documentos que hay en la SI y ponerlos a disposición de jueces, fiscales y una comisión investigadora. Pero eso no lo hará, porque allí hay 10 años de rastros perdidos donde debieran dar cuenta, entre otros, Sergio Acevedo, Francisco Paco Larcher y el “chango” Icazuriaga. Ninguno de estos ex funcionarios han sido llamados hasta ahora y fueron los principales responsables del manejo informativo, las operaciones ocultas, las investigaciones y los encubrimientos (si los hubo) durante los 10 últimos años.

En tanto el gobierno no desclasifique los documentos, el levantamiento de la reserva de secreto de Stiuso es una cortina de humo, interesante, pero cortina al fin, porque todo lo que diga el ex agente, en gran parte, no podrá ser contrastado ni corroborado por la Fiscal, en tanto el ex funcionario, editará convenientemente (como ya lo debe tener preparado) los tópicos que revelará y hasta dónde hará conocer la trama del caso, dejando de lado las intrigas y operaciones clandestinas, hechos que omitirá porque nadie puede pensar que se autoinculpará.

Por otro lado, cabe la sospecha de que este “enfrentamiento” entre el gobierno y Stiuso, no sea real y responda a una necesidad de vender pescado podrido a los medios y a la Fiscal, mientras la verdadera sociedad de 10 años entre ambos, tiene más para resguardar que para ventilar, en todo el controvertido y enmarañado tema de la AMIA.

Que no hay interés, es evidente

Indudablemente el gobierno, sobre el caso Nisman, funciona como un verdadero embarrador y poco o nada suma al esclarecimiento, ni actúa como facilitador de la investigación, lo cual cubre a CFK y su gabinete con las peores sombras de las más graves sospechas de que sabían lo que iba a pasar, están comprometidos y son culpables por acción u omisión, de la muerte del Fiscal Alberto Nisman.

Cualquiera de estas hipótesis son una bomba en el corazón del kirchnerismo que está absolutamente desbordado y como un animal acorralado, busca una salida y cree que atacando a cuanto se mueve y tildando a los opositores de confabuladores y golpistas, o ridiculizándose todos los días un poco, con las enredadas palabras del jefe de gabinete o la lengua afinada del eterno Anibalito, va a poder apagar el fuego que encendió un brutal ataque a la institucionalidad, como fue la muerte del Fiscal, único caso ocurrido en democracia en la Argentina y del cual no se tiene registro en América Latina (ya no hablamos de países desarrollados), excepto en los ´80 cuando en Colombia se debatía la política y la justicia, en una guerra sorda contra el narco cartel del recordado Pablo Escobar.

Desde la muerte del Nisman para acá, el gobierno actúa de manera culposa, errática, atacando al muerto que no puede defenderse y deflagrando una bomba mediática, a través de los medios pagos y oficinas de propaganda K, como Telam, la Tv pública, Tiempo Argentino, Página 12, etc, para reforzar la hipótesis de que esta muerte fue plantada por actores internos que quieren destituir a Cristina. Una lógica K al servicio de su propia autodefensa, que deja a las claras la culpabilidad de algún tipo, ya sea en el encubrimiento del crimen, en la provisión de zona liberada para que se cometiera o en la autoría del mismo, en cualquiera de sus variantes: por instigación o enviando a alguien para que apretara el gatillo.

Si esto no fuera así, hacen muchos esfuerzos por disimularlo. La oposición a las marchas, la descalificación llana y lisa de la denuncia del Fiscal, catalogándola de falsa y ridícula, la campaña mediática para desviar las pistas, las mentiras oficiales y las presiones a la Fiscal a cargo, mediante el acoso de la Jefa de Fiscales, son claras muestras de la necesidad que tiene el gobierno de que nada se sepa. Si a esto le agregamos la sospechosa actuación de Berni y Stiuso, el “descabezamiento a tiempo” de la Ex Side y el apuro por cargar todas las culpas al organismo de Icia y maquillarlo de “Agencia de Información Federal”, sin cambiar la sustancia ni dar debate pero guardándose las escuchas para el propio gobierno, está claro que esconden la verdad, pero son impotentes ante la fuerza de la propia verdad, que pugna por salir a la luz, ayudada por el periodismo que en estos momentos es la única luz posible, entre tanta oscuridad como la que riega el gobierno.

Trajeron la mugre a casa

La gravedad institucional que implica el crimen de Nisman, no ha sido evaluado convenientemente por la presidenta. No se sabe si es por tozudez, por mala información o por desconocimiento, CFK sigue haciendo todo para que el mundo la vea como la coautora responsable de un magnicidio y en vez de ser parte de la solución, el gobierno adopta un papel sospechoso y peligrosamente parcial. La oposición descarnada a la marcha de los Fiscales el próximo 18, es una clara muestra de esto. Cree la presidenta, que están en contra de ella y no repara en el temor latente de los funcionarios judiciales por sus vidas y las de sus familias ¿Cómo debiera sentirse quienes investigan al poder si un Fiscal con 10 custodios muere en las más sórdidas circunstancias, 24 horas antes de declarar en contra del propio poder?.

Las escuchas telefónicas de nazi Luis Delía y Kalil el operador de Inteligencia Iraní, si bien es cierto que no constituyen delito, llevan el hilo conductor hacia un sistema de operación paralela en las negociaciones de ambos países, absolutamente incompatible con la democracia de nuestro país. Caído prácticamente el argumento de Nisman sobre el intercambio de impunidad por la comercialización de granos y petróleo, sale a la luz una de las verdaderas razones en las cuales se apoya en enlace argentino-iraní: la transferencia de tecnología nuclear a través de Venezuela. Es decir, la historia de Carlos Menem se repite. El ex presidente tuvo la misma atracción hacia los dólares libios y sirios, luego no cumplió y los atentados fueron la respuesta a sus falsas promesas.

Como lo dije en un artículo anterior, es probable que los Iraníes hayan provocado este sismo político para advertirle a CFK de que el no cumplimiento de los pactos con el mundo islámico, se pagan con sangre. El gobierno, si así fuera, está entre la espada y la pared. No puede revelar esta operación por cuanto quedaría involucrado en el incidente y no quiere proteger a nadie que no sea de los suyos, porque entiende este crimen como una consecuencia ajena a su voluntad; por eso me sonó tan emblemática la frase de Cristina: “No traigan el drama y la tragedia de otras regiones remotas del mundo, donde se matan, se tiran misiles. Eso no tiene nada que ver con nuestra historia, con nuestra realidad. Toda esa mugre que hay afuera no la traigamos adentro”.

Lo que no recuerda la presidenta, o al menos parece no recordarlo, es que fue ella misma la que atizó el caldero, quien despertó al diablo, la que conjuró con Satanás, la que despertó a la bestia. Fue su gobierno el que volvió a traer la tragedia de otras partes remotas del mundo a nuestras comarcas, cuando comenzó a trenzar lazos con Irán, que bien se cuidó de rechazar el propio Néstor Kirchner hasta su muerte. Fue Cristina quien ante la necesidad acuciante del financiamiento para solventar el enorme gasto público, comenzó a deslumbrarse por un puñado de dólares, pensando que si al Ayatholla no le cumplía, no era importante; bastaba con ponerle a un mediocre y nazi como Delía a gritar gansadas en televisión para que el gobierno Iraní se calmara y consumiera su propia mentira. Nada es así en el mundo real y menos en el de los países fundamentalistas. Eso parece que tampoco se lo dijeron Icazuriaga y Larcher.

Por lo tanto “esa mugre de afuera”, la única culpable de haberla traído a la Argentina fue la propia presidenta y su séquito de iluminados que bregan más por el dinero y el enriquecimiento acelerado, en los pocos meses que les restan al gobierno, que por la seguridad interna de la Nación Argentina. (Agencia OPI Santa Cruz)

7 Comentarios

  1. LO QUE PASA ES QUE EL KIRCHNERISMO 8LOS KERNER COMO DICE LA GORDA) SON UNA BASURA HASTA PARA COMETER LOS DELITOS ESTE COSO LO USARON 12 AÑOS PARA CUALQUIER OPERACION ILEGAL QUE SE LE OCURRIO AL TUERTO Y DESPUES A LA VIUDA Y CUANDO LOS COMPROMETIA LO ECHARON PERO EL TIPO ES UN CAGON Y TAMPOCO HABLA/// HABRIA QUE VER SI SABE O SE HACE EL QUE SABE////

  2. Cuántas cosas se recuerdan con esta nota no?. Una verguenza que este pais sigan pasando cosas como estas. Dos atentados, un magnicidio y no hay un solo puto preso. Internacionalmente Argentina deberia ser aislada hasta que no cambie su coducta social. bueno igual que los fernandez vamos a eso o no’?
    excelente la nota que recuperaron muchachos y felicito al columnista por escribirla

  3. es increíble cómo tirar del hilo Stiusso les resulta a todos.. incluido netflix.. demonizar a Stiusso, debiera llamarse la serie, blanquear a Fein.. etcc…. Detrás de cada acción, es mas claro mirar lo que se encubre… qué país, dios!

  4. Juan León desde Olavarría- Muy buenas notas como siempre; además refresca la memoria como la relación de Menem con Siria y Líbano que nunca se podrá comprobar pero de lo que hay indicios concluyentes. Me gustaría saber cuando ante un hecho evidente mucha gente se niega a reconocerlo -creo que deficiencia cognitiva le llaman- u obedece a intereses personales o familiares para ver si consigue alggo. Que opinan?

  5. No cabe duda de que Nisman fue asesinado, pero no se puede decir lo mismo sobre quien ordenó que esto sucediera.

    Para ese entonces ya era claro que no había intención en los centros de poder de que se ejecutaran las circulares rojas, no hay que olvidar que Soleimanpour fue detenido en Londres en 2013, en ese momento el ministro del interior británico le hizo saber a la justicia que las pruebas presentadas por Argentina eran insuficientes y la justicia de ese país obró en consecuencia y la extradición fue denegada. Esto motivó que automáticamente Interpol diera de baja esa circular roja…

    Luego tenemos al bueno de ronald noble, al poco tiempo de muerto Nisman se volvió «inhallable», Interpol se negaba a dar su ubicación y cuando dio señales de vida estaba cómodamente ubicado en el mundo árabe…

    ¿Cómo nos enteramos de la muerte del Nisman? Mediante las redes por la información del «periodista» Damian Pachter ¿Qué hacía allí a la madrugada? y rápidamente se fue a Israel… Las malas lenguas y otras que no lo son tanto como por ejemplo Elisa Carrió aseguran que Pachter es un agente del Mosad y en ese caso es claro que no estaba para cuidar al fiscal.

    Entre otras cosas, asesinar a Nisman y culpar al gobierno era una buena forma de enterrar definitivamente el pacto con Irán y esto era necesario no precisamente por lo que significaba para el tema AMIA, había mucho mas dentro de ese pacto que preocupaba a la CIA y el Mosad por igual.

    En lo interno la lucha era de la SIDE contra Milani y la colaboración local para cometer el asesinato es cosa segura.

    No tengo certezas, pero tampoco estoy del todo convencido de que esta muerte beneficiara a cristina.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí