Nuevo gremio filo-K aparece en Santa Cruz como caballo de Troya en la Educación

0
438


14:00 – SADOP, Sindicato Argentino de Docentes Privados de Santa Cruz, es un gremio nacional quien hace aproximadamente un año ha ingresado en el plano del sindicalismo provincial como una representación del sector privado de los maestros, hecho que no es cuestionable desde el punto de vista institucional. Sin embargo, cuando uno analiza cómo se ha integrado, la forma en que se expresan sus representantes, quiénes integran la dirigencia y los vínculos que tienen con el poder político provincial, obtiene una fotografía que al menos y con la experiencia obtenida en todos estos años, nos permite adelantar casi con certeza, que esta nueva agrupación provincial tiene un propósito superior al gremialismo como lo conocemos y apunta a ser un bastión del gobierno para dividir las aguas en Educación y plantar un caballo de Troya que de a poco pero de forma constante, vaya ganando terreno hasta constituirse en un pilar para el Ejecutivo con dos fines claros: aislar a ADOSAC y AMET y utilizar este nuevo gremio docente para cerrar “negociaciones” dejando al resto como permanentes “inconformes” que buscan el conflicto y potencian los paros.

Primero debemos decir que SADOP a nivel nacional es un sindicato absolutamente alineado con el kirchnerismo. Interviene y pertenece a la CGT de Moyano, no duda en marchar y hacer paro por cualquier motivo ante la decisión del frente de gremios opositores al gobierno del cual forma parte y es uno de los que más se oponen, junto con Yasky y Baradel, a las medidas salariales, económicas y financieras del gobierno nacional.

En Santa Cruz, en tanto, la cosa va por carriles distintos. Ante los problemas por atraso de pagos que hubo a principio de año en las escuelas privadas de la provincia, SADOP salió a marcar posición y se manifestó en bloque rechazando la postura de los establecimientos de gestión privada, haciendo hincapié en que cada uno de esos establecimientos no habían previsto los fondos necesarios para hacer frente al pago de sueldos de los trabajadores docentes. Y en eso SADOP tenía razón, el problema es que recortaba la realidad y decía una media verdad.

Las escuelas privadas en Santa Cruz tienen una gran parte de su presupuesto financiado por el gobierno provincial y en algunos casos ese monto de aporte es prácticamente el 80 o 90% de lo que cada escuela paga en salarios, por lo tanto, el atraso en los haberes del sector privado también tiene que ver de forma directa, con el retraso de la provincia en hacer los aportes necesarios al sector.

Sin embargo, cuando Sadop debió salir a reclamar por los docentes privados, lo hizo con un comunicado que decía “Si bien es por todos conocida la situación que desde fines de 2015 padece la provincia, la comodidad con la que actúan los propietarios de instituciones educativas que reciben subvenciones o subsidios es inaceptable, ya que al día de hoy la única respuesta que manifiestan a los docentes privados es la falta en la que incurre la provincia al no enviar dichos aportes desconociendo de esta manera, la obligación que por ley les corresponde como patrones, ya que son estas instituciones las empleadoras y por ende quienes son responsables de realizar dichos pagos”.

Dicho de esta manera, SADOP realizó una defensa de los maestros privados cargando contra los dueños de cada establecimiento, pero dejando debidamente a salvo la responsabilidad del gobierno provincial, cuando en realidad éste y no otro, debe ser el punto de partida para el resto del planteo sobre el atraso en el pago de los sueldos.

El gremio, hizo un recorte quirúrgico en el mensaje. Dejó flotando en el aire que los únicos responsables de no pagar salarios, aguinaldos e incentivo docente, son los privados, pero como cada colegio recibe mensualmente un alto porcentaje de su presupuesto de manos del Ejecutivo provincial, al no enviársele la remesa de fondos, es lógico que todo se encadene y se demoren los pagos. Pero de esto SADOP no dijo nada; nunca cargó contra la responsabilidad de Alicia Kirchner y por el contrario, se cuidó muy bien de resaltar “la difícil situación que desde finales del 2015 vive la provincia…”, como si antes hubiera estado todo maravillosamente bien o si los problemas hubieran sobrevenido con el nuevo gobierno nacional.

Detalles significativos

En el año 2012 mediante Expdte 648.136/12 el Consejo Provincial de Educación convocó al personal Docente de Escuelas Oficiales y de Gestión privada para que hicieran su participación en las elecciones de Vocalías, ya sea para la Junta de Clasificación y el CPE. En ese momento se presentaron tres listas: la Naranja, la Lila y la Celeste. Ésta última era la oficialista, claramente identificada con el gobierno provincial y llevaba como primer suplente a un reconocido militante del kirchnerismo de Caleta Olivia: Andrés Eduardo Álvarez, quien es hoy el Secretario General de SADOP Santa Cruz.

El ingreso de SADOP a Santa Cruz viene precedido de un empuje muy claro por parte de las autoridades provinciales, de hecho se han producido varias reuniones entre la dirigencia del gremio y la propia Gobernadora Alicia Kirchner, con la titular del CPE Cecilia Velázquez, su segundo a cargo Ismael Enerique, el Secretario de Trabajo Teodoro Camino, la Secretaria de Coordinación Educativa Norma Benedetto, entre quienes más han destacado la llegada de este nuevo espacio gremial a Santa Cruz, dejando claramente establecido cuál es la orientación final que pretenden darle a la relación institucional con el sindicato que de acuerdo a fuentes consultadas “vino digitado desde zona norte e ingresó con una acción bien planificada”.

Demagogia y simplismo

El gobierno provincial nos tiene acostumbrado a la falta de ingenio para encarar situaciones de orden público, especialmente cuando trata de parecer lo que en realidad no es. La poca imaginación para potenciar campañas y especialmente cuando trata de simular relaciones incestuosas como esta, hace alarde de una falta de criterio supino, cuando no, lo presenta de manera contraproducente y hasta ridícula.

Alguien desde el gobierno provincial se le ocurrió hacer una “avanzada” mediática para posicionar al SADOP y, claro está, resaltar lo más claramente posible la buena relación entre ambas partes, dejando para más adelante futuras “conquistas” que beneficien al sector afiliado al nuevo sindicato, para instalar un contramensaje hacia ADOSAC y AMET, quienes confrontan y pelean por sus salarios, en vez de “consensuar” con el CPE y fundamentalmente, no pedir aumento de sueldos.

Dentro de ese humo que tratan de vender desde el CPE, una nota aparecida en el diario Tiempo Sur de hace pocos días titula: “Docentes privados podrán atenderse en los hospitales” y en la bajada aclara que “a través del marco del Acuerdo Social Santacruceño, el Ministerio de Salud y Ambiente y el Sindicato Argentino de Docentes privados SADOP firmaron un convenio para garantizar al sector la prestación de servicios asistenciales en la red hospitalaria de la provincia de Santa Cruz a través de la Obra Social del Sindicato”.

Hasta donde todos sabemos, la salud pública en Santa Cruz y el país es gratuita para todos e inclusive es tan extenso el beneficio, que los extranjeros hacen uso de nuestro servicio de salud sin poner un peso en cualquier hospital de la provincia. Dicho esto, no se entiende qué servicio le puede “garantizar” el gobierno al afiliado de SADOP que no se brinde de manera abierta y gratuita a cualquier habitante de Santa Cruz?. Claramente, se trata de una simulación con objetivos exclusivamente políticos, tratando de vender a la opinión pública la foto necesaria para instalar la diferencia entre el trato con uno y con otro, sin embargo ni el gobierno ni el gremio, son capaces de discernir que no todo es lo mismo ni todos son iguales.

Caballo de Troya

Imitando la táctica helénica, el FPV incurre en un nuevo capítulo de la saga “aislando al sector docente”, intentando ahora, crear un espejismo que le permita a las autoridades del CPE “hablar y acordar” con un sector afín y plantear (ante la opinión pública) las diferencias con ADOSAC. Y decimos solo ADOSAC, porque AMET, (escuelas técnicas) no siempre han tenido una férrea posición frente a las autoridades en paritarias cuando al gremio lo presidía Robles, pero al menos había una cierta coherencia de no someterse a los caprichos de la patronal. Las fuentes consultadas, indican que ahora, con la nueva conducción es más inestable su dirigencia y podría ser proclive a cambiar la actitud fácilmente, sin oponerse críticamente al Ejecutivo provincial a pesar de que cuando les hicieron promesas, luego fueron traicionados.

Es decir, el oficialismo pretende poner una cuña en el sector gremial docente y tener alguien con quien hablar y acordar, como contrapeso del sector más confrontativo. No olvidemos que a UPCN y APAP, lo sutilizó durante mucho tiempo para romper paritarias con ATE, hasta que finalmente logró que este sindicato aceptara, por ejemplo, el pago de salarios en negro.

Sobre la posibilidad de que SADOP le quite afiliados a la ADOSAC, teniendo en cuenta que el número de afiliaciones está por alrededor de los 10 mil docentes, eso está prácticamente descartado. La verdadera preocupación de los docentes, viene por el lado político y la intencionalidad del gobierno provincial de ahogar los reclamos gremiales en el sector docente y condicionar negociaciones salariales, mediante la manipulación de las cuestiones políticas.

Cabe recordar que el Ejecutivo no ha logrado conformar la CGT oficialista en Santa Cruz, pero intenta construir un paraguas de gremios afines, promoviendo la unión de sindicatos (en muchos casos con pocos afiliados o simples sellos de goma) a través de la convocatoria y organización llevada a cabo por el Sindicato de Petroleros Privados, donde su máximo dirigente Claudio Vidal, es el articulador político del FPV para lograr lo que tanto desea Alicia Kirchner y Pablo González: acallar las voces disidentes, manejar los tiempos y decidir si otorga o no aumentos, cuándo, cuánto y cómo. Tal como lo hizo Néstor Kirchner durante tantos años y finalmente los sindicatos lograron cambiarlo en el año 2007. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí