Sindicatos y gobierno: de tan ordinarios y previsibles, nos hacen creer que...

Sindicatos y gobierno: de tan ordinarios y previsibles, nos hacen creer que somos videntes

1080
0
Compartir
Sindicatos y gobierno: de tan ordinarios y previsibles, nos hacen creer que somos videntes
Sindicatos y gobierno: de tan ordinarios y previsibles, nos hacen creer que somos videntes

17:00 – (Por Rubén Lasagno) – Vengo diciendo desde mis notas previas, que la creación en Santa Cruz del espacio denominado “Sindicatos Unidos”, rebautizado por quien esto escribe como Club de Amigos de Alicia (CAA), es una herramienta inventada, fundamental y principalmente, por la extraña asociación de amigos y compañeros de ruta del Frente para la Victoria: Pablo González (Vicegobernador), Claudio Vidal (Petroleros Privados) y Teodoro Camino (Trabajo), con un gran número de colaboradores asociados en el frente político-sindical de la provincia, expresa autorización de la gobernadora y posiblemente, coronando una idea más del articulador desde las sombras, el inefable Carlos “el ñoño” Zanini.

La idea de lo que pretenden lograr ya la desarrollamos con anterioridad y es tan clara y previsible que corremos el riesgo de creernos brujos, al adivinarles con tanta anticipación lo que esta gente de escasos recursos políticos, comunicacionales y pocas luces e imaginación, huérfanos de ideas nuevas que nos puedan sorprender y con una enrome carencia del uso de las estrategias pero gran manejo del cinismo y la mentira, además de los recursos, pueden y van a llevar a cabo en cada instancia, por cuanto son muy transparentes en sus intenciones, cuando pretenden ocultar el motivo de para qué se juntan, aunque nada transparentes en el fin perseguido.

Cuando el 25 de junio inauguraron la movilización arreglada con el gobierno provincial para protestar contra Macri, era obvio la existencia de algún objetivo oculto y allí también entrenaron el músculo de la mentira institucionalizada en la cara de todos y cada uno de los santacruceños.

El Club de Amigos de Alicia (oficialmente autodenominado “Sindicatos Unidos”), encabezados por el Secretario de Petroleros Privados Claudio Vidal, Camioneros (que poco o nada tiene que ver como sindicato en la provincia, pero suma fuerza k) y otros gremios, algunos de ellos virtuales sellos de goma como Luz y Fuerza, Panaderos, SIPETAX, APAP, Amas de Casa, UPCN, Sindicato de Correo, ATAAC, INTA, UOCRA, SUTEP, ALEARA, SUTRAVISC, Sindicato del Gas, USRAP, UTGRA, ADEFSA, Camioneros, APINTA, ATUNPA, Marina Mercante, AOMA, sindicato de AFIP, APOC, sindicato de la carne, APEJAM y SUPARA, etc, “fueron recibidos” en casas de gobierno por el Vicegobernador Pablo González, en este caso, el anfitrión.

González quien jamás ha recibido a un sindicato real el cual haya ido a solicitarle una entrevista o entregarle un documento de reclamo, no tuvo objeción para hacer entrar a sus amigos, encabezados por Claudio Vidal y haciendo gala de una disposición nunca vista de parte del gobierno provincial, les recibió (¡Oh sorpresa!) una nota donde le solicitaban “el tratamiento de un proyecto de ley que propicie la creación del Ministerio de Trabajo, jerarquizando así la Secretaría de Estado ya existente” (¿?).

Como el gobierno de Alicia Kirchner es tan diligente y rápido para dar respuestas y escucha permanentemente a los trabajadores en todas y cada una de sus necesidades, ahí nomás el Vicegobernador dejó todo lo que estaba haciendo y se dedicó a cursarle el proyecto a la Cámara de Diputados que dos días después aprobaba el pedido del CAA, sin tocarle una coma. Es lógico, cuando los trabajadores piden fundadamente que se cree un Ministerio para beneficio de todos, éste gobierno provincial no pierde tiempo. Y así quedó demostrado ayer.

Para esto, el almácigo ya estaba sembrado. Un vecino de la casa, en este caso el diputado Claudio García, había dado previamente el primer paso en la Legislatura, presentando el Proyecto 257/18 por el que solicitaba la modificación de la Ley de Ministerios, cuya iniciativa elevaba el rango de la Secretaría de Trabajo, a Ministerio.

¡Justo!, como si lo hubiera previsto (¿O tendrá bola de cristal en su oficina?), García tuvo justo a tiempo esta iniciativa magistral y ahí nomás, los gremios del CAA supusieron que tener un Ministerio era lo mejor y rápidamente le solicitaron su aprobación al gobierno quien, a toda velocidad como es su costumbre, dirigió la banda para hacer realidad el sueño de todos: elevar al grado de Ministerio a la Secretaría de Trabajo. 

Broche de oro

Concluida la maniobra urdida entre González, Vidal y García, el broche de oro lo pondría el gran favorecido por la iniciativa del Club de Amigos de Alicia y sus espónsores: Teodoro Camino.

Al ex Secretario de Trabajo que ahora se transformó en Ministro, de la noche a la mañana y de un solo plumazo, la gobernadora le puso en sus manos, además de mejores sueldos, gastos reservados y más poder, una nueva estructura donde meter gente “del palo” que desde el 2016 han crecido como cebollines en el Estado provincial, mientras se escucha a la gobernadora decir que hay restricción de gastos, se cortaron los ingresos de personal a la administración pública y una sarta de mentiras, que aunque Ud no lo crea, muchos consideran posible.

Para cumplir su parte, el ex intendente de Las Heras con algunas causas pendientes en la justicia por manejo de dinero público, luego de participar de la Apertura de sobres para la explotación y desarrollo de la Zona hidrocarburífera Gran Bajo Oriental, otra cuestión de la cual después nos ocuparemos, donde nos vamos a encontrar con los mismos personajes, recordó las palabras de su jefa cuando dijo “que el trabajo es un derecho innegociable y bajo esos objetivos seguimos trabajando y hoy la Secretaría por una decisión de la Gobernadora y del Poder Legislativo con los Diputados que presentaron la Ley, creo que no solo jerarquiza el trabajo, sino que eleva el nivel de fortaleza y cobertura que van a tener los trabajadores de Santa Cruz”. Sin duda Alicia elevará muchas cosas, entre ellas los sueldos de los funcionarios, el presupuesto para que funcione la nueva estructura y la cantidad de gente que va a disponer Camino, por todo lo demás, dudo concretamente que el trabajo sea innegociable para Alicia Kirchner, siendo que tiene relegado a los trabajadores provinciales por debajo de la línea de pobreza y para nada la creación de un Ministerio jerarquiza ni fortalece, toda vez que al Secretaría de Trabajo fue un ente suntuario, utilizado más para presionar a los gremios disidentes y cobijar a los amigos, que cumplir un rol de verdadero defensor de la justicia laboral.

La pavada

Pero Teodoro Camino no terminó allí. Le faltaba bajar ese agradecimiento hacia sus amigos y dirigidos, quienes habían hecho posible organizar tamaña mentira, como la de pedir que se constituyera un Ministerio, lo cual en realidad fue solo un ardid para que el Ejecutivo se evitara aparecer como aplicando otras de sus tantas artimañas para subir el sueldo de sus funcionarios y aumentar su presupuesto.

Previamente Alicia ya lo hizo con las “Unidades retributivas”, los aumentos encubiertos de hasta el 40 o 50% del salario con la “jerarquización” de secretarios y Subsecretarios al rango de Ministros y en esta oportunidad, le buscaron una vuelta por el lado de los integrantes del CAA, quienes, liderados por Claudio Vidal, hombre estrechamente vinculado al armado político del Frente para la Victoria en el 2019 y con ganas de aparecer en alguna lista, hicieron “el aguante” a la gobernadora y simularon toda una movida con este “operativo clamor” (marcha, movilización y entrega de petitorio, por medio) para que Trabajo sea Ministerio, como si en un análisis serio, nos pudiera sorprender tanta berretada oficialista.

Nosotros venimos trabajando hace dos años y medio, con todos los sindicatos”, Dijo Camino tirando al vuelo y sin discriminar, en la cadena del ánimo y la alegría rentada, que copian y pegan los comunicados del gobierno. “Entendimos que el Estado, los sindicatos y los distintos gremios necesitamos de manera urgente generar estrategias en defensa del trabajador. La realidad que se está viviendo en todo el país, este cambio de paradigma que le ha hecho tan mal a la Argentina en cuanto a la faz laboral, más aún con el acuerdo del FMI, donde el ajuste siempre sabemos a dónde va, así que lo entendimos todos, lo entendieron los sindicatos. Más de 25 sindicatos solicitaron de manera formal a la Cámara de Diputados que cambie el rango de la Secretaria, así que creo que ellos y nosotros tenemos grandes expectativas de fortalecer esta área laboral”.

Y colorín colorado, Camino los ha recordado. Con palabras que no tienen nada que ver con la verdad, haciendo un cóctel de argumentos banales, descolgados y eminentemente falaces, el nuevo Ministro de Trabajo, cerró ante la opinión pública la idea de que el gobierno se lleva bien con todos gremios y que éstos, son fuertes colaboradores de la gestión de Alicia, hacen el esfuerzo conjunto y son los verdaderos soldados de la democracia gremial y política. Por eso es tan importante para Camino, destacar que son “más de 25 gremios”. Claro, lo que omite decir el funcionario, es que de los 25 excepto tres el resto o no son de la jurisdicción porque son nacionales y con escasa o nula representatividad local o están concebidos para ser un sello en un papel y adherir a las estrategias K, no importa hacia dónde vayan y qué busquen como objetivo final.

La realidad real

Aunque parezca un grosero error o una redundancia el subtítulo, no lo es. Porque una realidad es la que vive el gobierno, con estas puestas en escenas que solo sirven para el relato político absolutamente vacío de contenido, con el solo fin de “parecer” y otra realidad es la de la calle; la verdadera realidad.

Allí el gobierno no tiene la mínima intención de intervenir porque no puede. Está devaluado, no le cree nadie, la gobernadora carece de credibilidad, legitimidad y apoyo y además, es un sector al cual tiene sumido en la peor de las crisis. Allí están los gremios más fuertes, constituidos por docentes, viales, judiciales, parte de ATE que no comulga con el gobierno y los municipales, víctimas de alguna manera, de las políticas públicas y los ajustes a nivel provincial.

En general a ninguno de estos, pero tampoco a ningún integrante del CAA, les va a resolver la vida el pase de la Secretaría de Trabajo a Ministerio de Trabajo, excepto que en la generación de más burocracia y gastos, logran acumular más fuerza política partidaria a la hora de manejar los problemas gremiales que se les presenta con los sindicatos disidentes, a los cuales tratarán de someterlos con leyes y reglamentos. Por todo lo demás, no hay ninguna utilidad práctica para los trabajadores, que Teodoro Camino sea Secretario de Estado o Ministro.

Camino cree vivir en otro mundo por eso arma su discurso como si a los trabajadores de Santa Cruz el único ajuste que los degrada es el de Nación. Si en realidad el funcionarios y el gobierno “sabe a dónde va el ajuste” (a los trabajadores) no se entiende por qué conforma un gobierno que ajusta impositivamente, persigue con la ASIP, sube el 700/1000% la luz, aumenta la presión tributaria, no controla los desbordes empresariales, no paga salarios en tiempo y forma, vuelva fondos a la timba financiera, retrasa el sueldo de los jubilados, paga por goteo, adiciona sumas en negro, niega paritarias, ni hablar de aumento salarial que hacen más de 3 años están congelados, destruye la caja de Previsión para llevarla a la armonización del sistema previsional, no entrega recibos de haberes y tiene a más de la mitad de los empleados de la administración pública provincial, con sueldos por debajo de la línea de pobreza.

Estas son las dos realidades del gobierno y una de las cuales rescata Camino en sus declaraciones. Está en sintonía con la del Ministro Rogelio Frigerio, quien no dudó al decir que “Santa Cruz está bien, ha hecho los deberes”. (Agencia OPI Santa Cruz)

No hay comentarios

Dejar una respuesta